Lirians Gordillo Piña

Lirians Gordillo Piña

Desde proyectos socioculturales y emprendimientos económicos con impacto local, cubanas de generaciones diversas impulsan espacios e iniciativas de transformación social.
Para la educadora popular Carla López, no es casual que las mujeres protagonicen el trabajo comunitario y que la equidad social sea una constante en experiencias socioculturales y productivas.

Para el jurista Manuel Vásquez Seijido existen múltiples retos a la hora de abordar de manera integral la violencia de género. Fiel a su profesión, el director del Departamento Jurídico del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) ofrece una mirada compleja a la violencia por motivos de género en Cuba. Vásquez Seijido opina que son necesarios cambios en los marcos legales del país y una mayor preparación profesional de los actores que intervienen en el proceso. Pasos que, en su criterio, permitirán avanzar en la prevención, sanción y reparación de la violencia machista en la isla.

Abordar de manera amplia e inclusiva la violencia por motivos de género es un reclamo de grupos de mujeres lesbianas, bisexuales y trans en Cuba. Para la activista Mercedes García Hernández, la lesbofobia y la transfobia también son expresiones de violencia machista y la vida cotidiana da muestra de ello.
La integrante de la red Humanidad por la Diversidad (HxD), que acoge el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), cree importante romper el silencio que invisibiliza a quienes no cumplen con la norma heteropatriarcal.

El tratamiento mediático de la violencia por motivos de género es tema de debate entre especialistas y profesionales de la comunicación en Cuba. Investigaciones y espacios de superación académica destacan la pervivencia de estereotipos y la falta de información y de una estrategia integral para la inclusión de la violencia machista en la agenda de los medios nacionales. Mayra García Cardentey, joven periodista y profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, abunda sobre estos temas.

Domingo, 20 Noviembre 2016 17:11

Mi optimismo me ha salvado

Siempre está ocupada, moviéndose de un lado a otro. Malú Cano ama su trabajo como coordinadora de la Red Trans Cuba, grupo que reúne a personas transgénero de todo el país. “No me arrepiento de quien soy, ni de la vida que he tenido, aunque haya sido muy dura”, asegura. Esta cubana de 33 años nació el 26 de diciembre de 1982 en la central provincia de Cienfuegos, a unos 250 kilómetros de la capital. Nuestro diálogo comienza con los muchos recuerdos alegres de su infancia, un pasado con el que se reconcilia por los mejores momentos. “Yo era el primer hijo, varón además; mis padres y abuelos tenían adoración conmigo. Mi papá era marino mercante y en aquel entonces tener un padre con ese oficio era un privilegio porque podía traerme los mejores juguetes. Pero no era lo que yo quería”.

Personas con diversas experiencias de fe y especialistas en estudios teológicos alertan sobre un resurgir del fundamentalismo en algunas iglesias en Cuba. Estas expresiones religiosas refuerzan mitos milenarios sobre la subordinación de las mujeres, a partir de la lectura literal de los textos sagrados. Para el reverendo Luis Carlos Marrero, vicedirector del Centro Oscar Arnulfo Romero, es importante realizar una exégesis bíblica para deconstruir la dominación patriarcal.

Deconstruir los mitos que establecen la violencia y el control masculino como un valor de la masculinidad es una de las estrategias presentes en el trabajo de especialistas, organizaciones y grupos que trabajan la prevención de la violencia de género en Cuba. Para la psicóloga María Teresa Díaz, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero, es necesario que los hombres aprendan “a mirar de manera crítica el modo en que han vivido sus vidas y sus masculinidades”.

Unir diversas voces en un solo reclamo es el objetivo de activistas, grupos y experiencias comunitarias que luchan por los derechos de la población LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales y queer) cubana.

"Las personas van a reproducir en sus casas las mismas estructuras eclesiales, el cura como cabeza de la iglesia y el hombre como cabeza del hogar", reflexiona el reverendo Luis Carlos Marrero.
Para el teólogo cubano es importante analizar las causas históricas de la violencia por motivos de género, su impacto negativo en las vidas de las personas y su estrecho vínculo con la religión.

Integrantes de la Plataforma de hombres cubanos por la no violencia y la equidad de género proponen desmontar la violencia simbólica y los prejuicios machistas en su labor a favor de una cultura de paz y equidad entre mujeres y hombres.

Información adicional