Sara Más

Sara Más

Descripción de Sara

El reclamo de que se admita la unión o el matrimonio entre personas del mismo sexo se sigue abriendo paso en la sociedad cubana, donde todavía este es un asunto pendiente, en espera de aprobación legal.
Visto cada vez más como un acto de justicia, ese reconocimiento significaría también una garantía para el ejercicio de otros derechos que hoy no pueden disfrutar las personas homosexuales, bisexuales, transgénero, transexuales, interesexuales y queers.

Desde que en Cuba comenzaron a implementarse medidas y cambios en el sistema económico, en búsqueda de mayor productividad, algunas voces desde la academia y la sociedad civil advirtieron que debía seguirse de cerca el proceso para que no afectara de manera drástica a las mujeres, con un camino avanzado en materia de empleo, autonomía económica y personal.

Construir y validar un protocolo de actuación en casos de violencia de género hacia las mujeres es uno de los desafíos actuales en la atención a este problema social en Cuba, consideran actores sociales de organizaciones locales y nacionales.

“Es importante identificar a todas las instituciones y actores involucrados en la ruta crítica de la violencia hacia las mujeres y establecer una metodología conjunta y efectiva en su prevención y atención”, sostuvo Zulema Hidalgo, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), durante un encuentro realizado los días 17 y 18 de marzo en la capital cubana.

En el intercambio participaron, además, activistas y representantes de Unión Nacional de Juristas de Cuba, del gobierno del municipio Jesús Menéndez y actores locales de la provincia Las Tunas, de la Universidad de Pinar del Río, del Instituto de Filosofía de la Academia de Ciencias de Cuba y de la agencia de noticias SEMlac, copartes de Oxfam que trabajan actualmente el tema con fondos delegados por la embajada británica en La Habana.

El rediseño del modelo económico y social cubano precisa también de una lógica y mirada desde la economía feminista, consideraron especialistas durante el IV Taller de economía feminista, organizado por el Grupo de Estudio "América Latina: Filosofía social y Axiología" (Galfisa) del Instituto de Filosofía, realizado en esa institución académica el pasado 5 de febrero.

Con la mirada puesta en las nuevas formas de gestión económica que se han promovido en el país, especialistas y productoras abogan por considerar mayores y mejores oportunidades laborales y de realización personal para las mujeres.

Martes, 09 Febrero 2016 02:22

En primera persona contra la violencia

Damileisi Jardines González dio un giro radical a su vida, después de tocar fondo y encontrar a Yolanda, una mujer que había pasado por los rigores de una infancia muy difícil y también vivió abusos de todo tipo, como ella.

“Cuando cumplí nueve años, siendo una niña aún, mi vida se convirtió en un calvario”, escribe en su testimonio Jardines, de 33 años y madre de cinco hijos.

Huyendo de los abusos sexuales de su padrastro, Jardines se refugió en la calle y detrás vino lo demás: experimentó la maternidad precoz, abandonó los estudios, vivió de la prostitución, se sumergió en la droga y terminó en la prisión.

La falta de un protocolo de atención integral a mujeres víctimas de violencia es para especialistas, activistas y actores sociales uno de los desafíos actuales para dar respuesta a este problema social en Cuba.

"Se necesita también una coordinación de alta jerarquía estatal para diseñar esa atención integral", precisó a SEMlac la psicóloga Mareelén Díaz Tenorio.

Más independencia laboral y una mejor economía personal y familiar son las grandes ventajas que identifican varias mujeres cubanas tras haberse empleado en el sector no estatal, en pleno incremento desde 2010 en el país.

Pero a la lista de beneficios también añaden la de costos y sacrificios: menos descanso y tiempo libre para disfrutar del fruto de su trabajo.

Los días de Marlén Barreras dieron un vuelco inesperado hace unos cinco años, cuando escuchó hablar por primera vez de violencia de género en un taller de trabajo y descubrió que había vivido situaciones de ese tipo sin siquiera saberlo.

“Mi primer cambio fue ese, reconocerlo”, relata a SEMlac esta mujer de 45 años de edad, casada, madre de dos hijos e integrante actualmente del grupo gestor comunitario de Puerto Esperanza, municipio Viñales, en el occidente del país.

Las leyes necesitan perfeccionarse para actuar frente a casos de violencia y vulneración de derechos por motivo de género en Cuba, pero las que existen tampoco se utilizan lo suficiente, señalaron en la capital cubana juristas y activistas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas trans).

Aunque hay que mejorar las leyes, también urge capacitar en temas de género y violencia a quienes imparten justicia, agregaron participantes al II Taller “Sexualidad y derechos humanos”.

Miércoles, 09 Diciembre 2015 20:41

La lesbofobia también es violencia de género

Humillaciones de palabra, desprecio, lesbofobia en diversas variantes, rechazo e incomprensión familiar, maltrato físico, violencia simbólica, acoso laboral y social son algunas de las manifestaciones de violencia ejercidas contra mujeres lesbianas, bisexuales y trans, aunque ellas apenas se mencionen cuando se habla de violencia contra las mujeres.

Ellas son blanco de una doble discriminación por motivos de género: por ser mujeres y por no adoptar la normativa heterosexista de la dominación masculina.

Información adicional