Mujeres lesbianas y bisexuales comprometidas con el activismo a favor de la diversidad sexual en Cuba reclaman todos los derechos para todas las personas.

El activismo en las redes virtuales se intensifica con perfiles, grupos y páginas en Facebook que reúnen voces a favor del matrimonio igualitario en Cuba.
Las páginas 68Va, Por el matrimonio igualitario, Acepto, Abriendo Brechas de Colores-LGBTI, Construyendo una agenda de la diversidad sexual en Cuba e Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM) son algunas de las iniciativas colectivas dedicadas a visibilizar el activismo a favor de los derechos LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales y queers) y en particular el respaldo al artículo 68 del proyecto de Constitución, a debate popular en la nación caribeña.

En la emblemática calle Prado, en la capital cubana, una chica con un pulóver blanco y un letrero que reza "Mi pareja es trans masculino y soy muy feliz" sonríe mientras baila.
"Amo a las personas y este es un acto de amor. Todos somos seres humanos y eso es suficiente para que tengamos los mismos derechos", dice a SEMlac unos minutos después.

La fórmula mamá, papá y nené pudiera dejar de ser hegemónica si se concreta el reconocimiento de diversos modelos de familias en Cuba. El artículo 67 del actual Proyecto de Constitución refrenda que "el Estado protege a las familias, la maternidad, la paternidad y el matrimonio".
Para el investigador y activista Alberto Roque, el uso del plural es el aporte más significativo en este artículo, aunque le resulta confusa la protección del matrimonio sin hacer mención a otras uniones que deben ser reconocidas y protegidas por el Estado.

Información adicional