Por Dixie Edith / Foto: Carmona

Los travestis y transexuales son, en primer lugar personas, afirman más de las tres cuartas partes de las cubanas y cubanos que participaron de un reciente sondeo periodístico realizado por SEMlac en cuatro provincias de la isla.

A veces no saben bien cómo iniciar una relación sexual, cambian con frecuencia de pareja, generalmente no se protegen en las primeras relaciones sexuales ni con su pareja estable. 

Así describe la doctora cubana Laura Alvaré Alvaré, especialista en temas de adolescencia, algunas de las dificultades que, de acuerdo con sus indagaciones científicas, a veces afrontan los adolescentes varones, a la hora de entablar relaciones de pareja.
La mayoría de los adolescentes varones goza de buena salud y tiene un buen desarrollo físico e intelectual, pero enfrenta ciertas dificultades que quizás pocas personas hayan tenido en cuenta, señaló la pediatra, autora del estudio “Rol del adolescente varón en la anticoncepción”, presentado en enero en la capital cubana, durante el V Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia sexual.

Por Raquel Sierra / Foto: Raquel Sierra

En la pequeña sala de su casa, bien a mano para quien pueda necesitarlos, hay condones y materiales  de prevención y orientación sexual. Algunas veces se los piden hasta en altas horas de la noche. De vez en cuando, alguien toca a su puerta para hacerle una consulta o una confesión, tomarse un café o hacer alguna coordinación.
En la ciudad de Bayamo, 577 kilómetros al este de La Habana, vive Héctor Hernández, coordinador del proyecto de HSH (hombres que tienen sexo con hombres), del Centro Nacional del Prevención en el municipio de Bayamo, y del HSH-travesti, del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), en la provincia de Granma.

Por Dixie Edith

Su vestuario y maquillaje no dejan ni el más mínimo detalle a la improvisación. Tampoco descuida sus movimientos en el escenario, ni el doblaje de las canciones. Cuando Boris Figini Díaz debutó como transformista, lo asumió con la misma responsabilidad con que ha enfrentado el resto de su vida.
Quizás por eso, con apenas un año de entrenamiento sobre las tablas, se alzó con el tercer lugar del Festival Transarte, un espacio competitivo para travestis y transformistas, que desde 2007 se celebra cada año en Pinar del Río, la más occidental de las provincias cubanas, a más de 160 kilómetros de la ciudad de La Habana.

Información adicional