Por Raquel Sierra

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), abogó por el debate sobre diversidad sexual, la convivencia respetuosa de las personas con diferentes orientaciones sexuales y la adopción de leyes que defiendan sus derechos.
Al intervenir en el taller por el XXV aniversario del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero, la master en sexología señaló que los derechos sexuales de las personas homosexuales deben ser contemplados en todas las iniciativas de justicia que se hagan en un país que pretende cambiar todas esas normas históricas establecidas en la construcción de la sociedad.

Por Sara Más

Representantes de diversas comunidades religiosas del país  abogaron, desde sus puntos de vista, por la aceptación de la diversidad sexual en la sociedad cubana y en sus espacios de fe, y en contra de los argumentos fundamentalistas que, dentro de algunas iglesias, condenan las identidades no heterosexuales.
“El tema de la sexualidad sigue siendo muy conflictivo y ausente en los espacios más cotidianos, como los cultos, las misas, meditaciones o currículos formativos de la comunidad, como la catequesis”, señaló Yoimel González, laico de la Iglesia Presbiteriana, durante un panel sobre diversidad sexual y perspectivas desde la religión, efectuado el 14 de mayo en la sede de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Aparenta ser una cubana de cuarenta y tantos años, que vive la existencia común de muchas en esta isla del Caribe: cuida a su madre, ya mayor y confinada a una silla de ruedas; se multiplica en muchas a la vez cuando cocina, lava, limpia y enfrenta la cotidianidad de una ama de casa cualquiera; se emociona si escucha cantar un coro de voces; se mortifica si no le consideran su trabajo; lleva consigo alegrías y frustraciones.
Así se muestra Mavi Susel  en el documental En el cuerpo equivocado, de la realizadora cubana Marilyn Solaya, que será estrenado en 14 países y dos canales de televisión en agosto venidero y tuvo una presentación especial el 14 de mayo en La Habana, durante la Tercera Jornada Cubana contra la Homofobia.

Por Dixie Edith

Prefieren las noches para vivir y sueñan con poder mostrarse en público alguna vez, tal como son, sin sentirse personas extrañas o recibir la burla o el rechazo.
Esa característica, y ese anhelo, fueron los más coincidentes de las 24 entrevistas realizadas por SEMlac a travestis y transexuales de cinco provincias cubanas, entre 2008 y 2009.
Residentes en Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, al centro del país; en Granma, a poco más de 700 kilómetros al Este de La Habana; en Pinar del Río, al extremo occidental, y la capital cubana; tres de las personas entrevistadas se identificaron como transexuales, y recibían atención por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en el momento de la conversación.

Información adicional