La entrega del Premio Nacional de Cultura Comunitaria al promotor cultural Ramón Silverio, además de ponderar su dedicación durante más de 20 años al teatro comunitario, también es un reconocimiento a su vocación de aglutinador social.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Nadie les preguntó a la entrada su preferencia o identidad sexual, pero las personas que acudieron la pasada semana al cine 23 y 12, en una céntrica calle de La Habana, sabían que allí encontrarían una propuesta particular desde la pantalla grande: los conflictos, verdades, mitos y amenazas que rodean la vida de homosexuales, travestis, transexuales y bisexuales.

Una reciente versión de la novela El Conde de Montecristo para la televisión cubana fue extremadamente fiel al original de Alejandro Dumas, menos en un pequeño detalle: la hija de uno de los enemigos del Conde se escapa con su novio en lugar de hacerlo con su mejor amiga.

Es noche de jueves en La Habana y en la pantalla de un televisor, ubicado en el Centro Nacional de Prevención de las ITS/VIH/sida, la relación homosexual ocurrida en el siglo XVIII, entre un joven negro y un marinero holandés, acapara la atención de los asistentes.

Información adicional