Desconocimiento, mitos y prejuicios afectan la salud sexual de mujeres lesbianas y bisexuales en Cuba, opinan activistas y especialistas en la nación del Caribe. "Existen muchos mitos que afectan nuestra salud sexual. La población en general, e incluso muchas mujeres lesbianas y bisexuales, tienen la idea de que las lesbianas y bisexuales estamos exentas de enfermarnos, que no corremos ningún riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual (ITS). Pero esto es falso", afirma Idalia Rivero Alarcón.

Mujeres lesbianas y bisexuales comprometidas con el activismo a favor de la diversidad sexual en Cuba reclaman todos los derechos para todas las personas.

El activismo en las redes virtuales se intensifica con perfiles, grupos y páginas en Facebook que reúnen voces a favor del matrimonio igualitario en Cuba.
Las páginas 68Va, Por el matrimonio igualitario, Acepto, Abriendo Brechas de Colores-LGBTI, Construyendo una agenda de la diversidad sexual en Cuba e Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba (ICM) son algunas de las iniciativas colectivas dedicadas a visibilizar el activismo a favor de los derechos LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, intersexuales y queers) y en particular el respaldo al artículo 68 del proyecto de Constitución, a debate popular en la nación caribeña.

En la emblemática calle Prado, en la capital cubana, una chica con un pulóver blanco y un letrero que reza "Mi pareja es trans masculino y soy muy feliz" sonríe mientras baila.
"Amo a las personas y este es un acto de amor. Todos somos seres humanos y eso es suficiente para que tengamos los mismos derechos", dice a SEMlac unos minutos después.

Información adicional