Estereotipos y prejuicios lesbofóbicos afectan el acceso y la calidad de la atención en salud de mujeres lesbianas en Cuba. "Hay mujeres lesbianas que temen ir al médico y pasan años y años sin atenderse. Los médicos te dicen cosas feas cuando ven que no repites el prototipo clásico de mujer pintada y con tacones, y eso es duro. Entonces, ante ese rechazo, la persona no va más a la consulta", dice Isbrailda Ruiz Bell a SEMlac.

Entre el 21 y el 24 de noviembre de 2019 se celebró en Bogotá, Colombia, la VIII Conferencia Regional de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC, por su sigla en inglés), que contó con la participación de más de 350 activistas por los derechos sexuales y humanos de personas LGBTIQ de toda el área. La organización feminista Corporación Femm fue la anfitriona y encargada de acompañar al Consejo Regional de ILGALAC en la preparación y desarrollo de esta VIII Conferencia.

Articular esfuerzos en busca de una sociedad equitativa, donde las personas con sexualidades no heteronormativas puedan ejercer sus derechos como ciudadanos sin sufrir estigmas, discriminación y violencia, sigue siendo uno de los mayores anhelos para la comunidad LGBTIQ.

En la actualidad se evidencia, cada vez más, la emergencia de una ciudadanía sexual ante un contexto heteronormativo, raigalmente homo-transfóbico. La negativa de que artistas trans trabajasen en el Hotel Pernik[1], en la provincia de Holguín, causó una viral indignación entre internautas, debido a la evidente vulneración de derechos de los grupos LGBTIQ. Asimismo, su formulación violaba los principios fundamentales que defiende la nueva Constitución, específicamente en el artículo 42, que proscribe todo tipo de discriminación, incluidas aquellas relacionadas con el género y la identidad de género.

Información adicional