En medio de los rigores que imponen el aislamiento físico y la permanencia en casa para evitar el contagio por la Covid-19, la Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia también se apropia de las plataformas digitales y las redes sociales para poner en marcha su XIII edición, durante todo el mes de mayo.

Personas trans mayores de 40 años reciben en Cuba, a diario, alimentos que gestionan y elaboran de manera autónoma voluntarias de la red TransCuba. La iniciativa surgió en La Habana, frente a la emergencia sanitaria por la COVID-19.

Los proyectos articulados con las diferentes instituciones de salud en Cuba trabajan por los derechos de las poblaciones vulnerables y para prevenir el VIH∕Sida. En la provincia Granma, a 744 kilómetros de la capital y en el suroriente cubano, la Red TransCuba parejas y familias está coordinada por la mujer trans Rhianna. Para esta activista, cada día es una salida más para cumplir una gran meta: no ser discriminadas por su identidad de género.

El principal obstáculo para la integración social de las personas trans en Cuba está en los vacíos de políticas específicas que respondan a sus necesidades, intereses y aspiraciones, reconoció Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), durante la 5ta Conferencia Científico-metodológica de esa institución, el pasado 20 de febrero.

Información adicional