Visión morada en 8mm

Por Maria Angeles Lorenzo. Tomado de Agencia Comunicación y Género [08-08-2019]

La historia del cine ha estado marcada por películas hechas por y para hombres, protagonizadas por hombres y cuyos argumentos refuerzan masculinidades tóxicas e invisibilizan a las mujeres como protagonistas. El Test de Bedchel ha sido implacable con la mayoría de las películas a lo largo y ancho de la historia del cine. Bedchel se inspira en​ el ensayo de Virginia Woolf, “Una habitación propia” (1929), en el que Woolf critica que, en la mayor parte de la literatura de ficción, la presencia de un personaje femenino se debía solamente a su vínculo con un personaje masculino existente, y la relevancia del personaje femenino derivaba de dicho vínculo.

El método de evaluación en este test se basa en las siguientes premisas:

- Aparecen, al menos, dos personajes femeninos.

- Estos personajes se hablan una a la otra en algún momento.

- Esta conversación trata de algo distinto a un hombre (no limitado a relaciones románticas, por ejemplo dos hermanas hablando de su padre no supera el test).

- Una variante exige que, además, las dos mujeres sean personajes con nombre.

Si estas premisas se aplicasen a la inversa, el resultado mostraría que la mayoría de las películas estrenadas cumplen el requisito para los hombres. Afortunadamente, no siempre ha sido así, y aunque mucho más ahora (gracias, mirada violeta) que antes, han aparecido personajes femeninos que, de alguna forma u otra, han servido para abrir una brecha y dar paso a producciones cinematográficas con contenido feminista.

No obstante, el cine feminista, aunque no es mayoritario ni comercial (lo que no es sinónimo de poca calidad) ha existido, existe y, oh sorpresa, puede llegar a escribir con letras de oro (¿moradas?) muchos capítulos en la historia del cine.

Vacaciones, cine y unas recomendaciones

La costilla de Adán (sí, una película de 1949)

Amanda (Katharine Hepburn) y Adam Bonner (Spencer Tracy) son un idílico matrimonio de abogados cuya paz conyugal se ve afectada cuando un caso los enfrenta en los tribunales como defensor y fiscal respectivamente. Una mujer (Judy Holliday) es juzgada por disparar contra su marido y la amante de éste. Adam no duda de la culpabilidad de la acusada, pero Amanda no es de la misma opinión.

Criadas y señoras (2011)

Basada en una novela de 2009, escrita por la autora estadounidense Kathryn Stockett, que cuenta la historia de las criadas afroamericanas que trabajaban para las amas de casa blancas en Jackson (Mississippi), durante principios de los 60. Skeeter (Emma Stone) es una joven sureña que regresa de la universidad decidida a convertirse en escritora. Su llegada altera la vida de la ciudad e incluso la de sus amigos porque se ha propuesto entrevistar a las mujeres negras que se han pasado la vida al servicio de las grandes familias sufriendo todas las formas de discriminación racial.

Figuras ocultas (2016)

Una historia real, un buen ritmo, sentido del humor y emoción hasta el último momento. Estos son los ingredientes de la película feminista de la temporada de los Oscars, protagonizada por tres mujeres impresionantes (Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe) que interpretan a tres mujeres de la NASA, que ignoraron los prejuicios de género y raza para destacar en sus respectivas disciplinas profesionales.

Carol (2015)

Una cinta altamente recomendable y una de las más feministas de la historia (muy) reciente del cine. La relación lésbica entre los personajes de Rooney Mara y Cate Blanchett le permiten al director Todd Haynes componer un retrato de los prejuicios de la época.

Te doy mis ojos (2003)

Esta película apela a la dignidad humana más básica y cuenta la historia de violencia machista que vive Pilar (Laia Marull) ejercida por su pareja (Luis Tosar). El talento y la sensibilidad de Iciar Bollaín para retratar un tema tan delicado le valió siete premios Goya, incluido el de Mejor Película.

Tomates verdes fritos (1991)

Adaptación de una novela de Fannie Flagg. Evelyn (Kathy Bates), una mujer madura que vive frustrada por su gordura y por la insensibilidad y simpleza de su marido, conoce a Ninny (Jessica Tandy), una anciana que le va contando poco a poco una dramática historia ocurrida en un pequeño pueblo de Alabama. El relato se hace cada vez más fascinante: gira en torno a la gran amistad entre dos mujeres (Mary Stuart Masterson y Mary-Louise Parker) y al misterioso asesinato del marido de una de ellas.

Erin Brockovich (2000)

Julia Roberts interpreta en esta película a una madre soltera que, encuentra trabajo en un pequeño despacho de abogados y decide investigar el caso de unos clientes que padecen una enfermedad cuya procedencia apunta a un escándalo. La película de Steven Soderbergh nos muestra a una protagonista fuerte y dispuesta a todo. Julia Roberts consiguió el Oscar con esta interpretación.

Thelma y Louise (1991)

Road movie, ideada y escrita por Callie Khouri, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Geena Davis en el papel de Thelma y Susan Sarandon como Louise, hoy es considerada un clásico que ha llegado a influir en otras películas y obras de arte y se ha convertido en un hito del movimiento feminista.

Thelma Dickinson, es una ama de casa de vida vacía y anodina y está casada con un cretino detestable que la trata como a una niña. Por su parte, Louise Sawyer trabaja como camarera en una cafetería y sueña con que su novio Jimmy, que es músico, se case con ella. Un fin de semana deciden hacer un viaje juntas en el coche de Louise para alejarse de la mortal rutina de sus vidas y de todas sus frustraciones. Sin embargo, su escapada, que prometía ser divertida y, sobre todo, liberadora, acaba siendo una experiencia llena de episodios dramáticos.

Mulan (1998)

Mulan es, posiblemente, la “princesa Disney” más feminista. Inconformista y soñadora, opta por vestirse de hombre para ingresar en el ejército donde demuestra ser una gran soldado y acaba salvando China.

El color púrpura (1985)

Una película dirigida por Steven Spielberg ambientada a principios del siglo XX. Narra la historia de Celie, una adolescente negra de catorce años que está embarazada de su propio padre, un hombre despótico y cruel. A partir de entonces su vida estará llena de dolor y humillaciones. Celie desarrolla un poderoso sentido de sí misma, nacido a raíz de su relación con las diferentes figuras femeninas positivas que pasan por su vida, y salva a una joven afroamericana.

El piano (1993)

De Jane Campion. Gracias a ella, mucha gente se dio cuenta de lo mucho que cambian los dramones románticos de prestigio cuando están contados desde el punto de vista de la mujer.

Persépolis (2007)

De Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud. La Revolución Iraní vista por los ojos de una joven a la que nadie pidió nunca su opinión, pero que desde luego la tenía.

 

Visto 4 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional