Sábado, 28 Noviembre 2015 04:42

Hijos e hijas no natos, aún

Recién, una pareja amiga de orientación heterosexual se me acerca y ambos me confiesan que llevan 10 años infructuosos intentando alcanzar la maternidad y la paternidad por las vías naturales y asistenciales, acogidos a nuestro programa nacional de atención a las parejas (heterosexuales) infértiles.

Por razones que ahora no vienen al caso, y porque no estoy autorizado a develar intimidades que no me corresponden, hasta este momento no han podido lograr su sueño de años de amor; pero permítanme vanagloriarme de haber sido el medio al que recurrieron para depositarlos en las mejores manos de nuestros especialistas en los temas referidos a las concepciones humanas por vías no naturales.

Publicado en Criterios
Lunes, 01 Septiembre 2014 14:35

Lactancia materna también tiene costos

La lactancia exclusiva garantiza beneficios de salud indispensables en la madre y el bebé, pero también supone cargas psicológicas y físicas para las mujeres, que son poco mencionadas cuando la prensa aborda el tema.

Sobre los costos invisibles de este acto, la periodista Yirmara Torres Hernández publicó el comentario "Lactar no es tan sencillo como lo pintan", en el sitio digital de la emisora cubana COCO, lo que motivó el debate reciente entre usuarias cubanas de la red social Facebook.

Publicado en Salud

La mortalidad materna muestra una tendencia a la disminución en Cuba, según evidencian las estadísticas, pero especialistas advierten que no es un problema resuelto en el país y aún requiere de análisis detenidos.

La dolorosa experiencia de Alisbeth Romey, una madre de 16 años de la ciudad de Matanzas, a poco más de 100 kilómetros de La Habana, ilustra esa afirmación.
Romey tuvo a su bebé en los primeros días de marzo de 2013, una semana después de su quince cumpleaños, tras un parto muy complicado que terminó en cesárea (intervención quirúrgica) de urgencia.

Publicado en Salud
Lunes, 16 Junio 2014 14:20

Periodismo con aroma a maternidad

Mientras Cuba añora el progresivo aumento de los índices de natalidad y los medios de comunicación se esfuerzan por significar las bondades del programa materno-infantil en el país para lograr quizás un mayor incentivo en las mujeres, el fenómeno no se devela tan sencillo. La práctica periodística exige mayor acercamiento a las necesidades y preocupaciones de las cubanas en edad fértil.

El reloj marcaba la 1:30 de la tarde. Ni la leve brisa que se escurría por las ventanas de la angosta salita de espera del consultorio distraía la ansiedad de cinco mujeres, cuatro de ellas embarazadas, en espera de la llegada de la ginecóloga, quien había anunciado desde el mediodía por vía telefónica su retraso.

Publicado en Perspectivas

El antiguo estigma de la solterona parece seguir acechando a las cubanas que pasan de treinta años de edad y no tienen pareja estable. Ellas sufren la presión social por no tener descendencia ni haber logrado el matrimonio, asegura una reciente investigación de la periodista Mayra Pombo.

Al estudiar la representación social de la soltería de 12 habaneras entre 30 y 49 años de edad, la graduada de Filosofía encontró que, socialmente, a la soltera de estas edades se le considera una mujer loca, grosera, conflictiva, neurótica, mojigata o rara.

Publicado en Sociedad y cultura
Miércoles, 09 Abril 2014 17:02

Abuelas en obsolescencia programada

Con lactantes entrenados en teclear móviles en vez de hacer las "palmitas de manteca", y con sus madres paridoras a los cuarenta y que serán abuelas si el Altzheimer les permite asimilarlo, la función de las antiguas segundas madres adquirirá otras responsabilidades todavía por aparecer y, más tarde, definir.

Lo primero dependerá de las reales opciones de estudios y laborales, unidas a una liberación total de la mujer en una sociedad de posibilidades satisfactorias para todos. Lo segundo provocará reuniones, encuentros, talleres, simposios, paneles y congresos.

Publicado en Sociedad y cultura

Susana Roque tiene 35 años. Es Licenciada en Derecho y está en pleno proceso de investigación para su doctorado, todo lo demás es secundario. Aunque dice que quiere tener un bebé, cada día aplaza la maternidad porque su expectativa de ser una profesional con alto grado científico, por ahora, pesa más que la cuna vacía.

De nada sirven las promesas de ayuda de su suegra, ni las garantías que le ofrece su esposo de estar a su lado en todo momento. "Él ya se hizo doctor en ciencias y nada se lo impidió, yo no quiero ser menos", comenta, pese a saber que el reloj biológico no esperará eternamente por ella.

Publicado en Sociedad y cultura
Página 2 de 2

Información adicional