La circulación por correo electrónico de un comentario que criticó el enfoque sexista de un reportaje transmitido por un espacio estelar informativo de la televisión cubana y su reproducción en varios medios y blogs digitales han generado una cadena de reacciones en contra de miradas estrechas que culpabilizan a las cubanas de la baja fecundidad en el país.

Bajo el título "Mi cuerpo me pertenece. Reflexiones en torno al tratamiento mediático de la baja natalidad en Cuba", la joven periodista Helen Hernández Hormilla circuló, mediante correo electrónico, sus opiniones sobre el tema, motivada por lo sucedido con la sección "Cuba dice" del noticiero estelar televisivo el 29 de abril, dedicada al tema de la baja fecundidad.

Publicado en En Agenda

A equipo de realización de la sección Cuba dice:

Saludos, mi nombre es Lirians Gordillo Piña soy periodista y activista feminista. Les escribo porque me preocupó mucho la última emisión de la sección.

El reclamo de un periodismo cubano abocado a la crítica, al contraste de fuentes, a la investigación profunda resulta cada vez más frecuente. Sin embargo, ese interés por superar los prejuicios y vicios en los que ha caído nuestra profesión no fecunda en temas relacionados con las mujeres, el feminismo, el machismo, la homofobia, el racismo y otras expresiones de discriminación. La sagrada sociedad patriarcal continua impoluta y se legitima a todo color.

Publicado en Pensamiento feminista

Estoy harta de escuchar por los medios cubanos, en boca de periodistas, especialistas y hasta de altos dirigentes de la nación, que las mujeres somos responsables por la baja fecundidad del país. Durante años demógrafos y estadistas estuvieron advirtiendo sobre la tendencia poblacional cubana hacia el envejecimiento, que cada vez eran menos los alumbramientos y la de una emigración mayoritariamente joven, en edad fértil y femenina. Cuando el asunto fue inminente, se precisó, por lógica, un llamado de atención hacia la sociedad toda, como parece estar sucediendo hace un par de años. Sin embargo, más que juicios alarmistas "para crear conciencia del problema", empezamos a requerir políticas públicas coherentes con el escenario real y un enfoque mediático menos reduccionista.

No pretendo aquí explicar el fenómeno de marras. Junto a las excelentes investigaciones desarrolladas por el Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana y la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, existen colegas que desde las revistas Bohemia y Mujeres, entre otros medios, han descrito a profundidad el asunto desde hace más de una década. Especialmente, mi colega y amiga Dixie Edith reúne decenas de reportajes y comentarios al respecto, además de una investigación sobre el tratamiento de este tema en la prensa cubana, con la que recibió su título de Máster en Demografía y cuyos resultados ha mostrado en eventos y pueden rastrearse en internet.

Publicado en Pensamiento feminista

Por Helen Hernández Hormilla / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

En Cuba se debate sobre género, se emprenden campañas contra la violencia machista e incluso se polemiza sobre la existencia o no de un movimiento feminista. Sin embargo, el relativo avance que en los últimos años reportan las luchas por alcanzar la equidad entre hombres y mujeres desde diversos espacios de acción social, no ha logrado desterrar los estereotipos que pesan sobre el feminismo.
Incluso entre quienes defienden una mirada a la realidad desde la teoría de género resulta frecuente encontrar reticencias para calificarse como feministas. El argumento de que esta ideología funciona como un machismo a la inversa está entre los más socorridos, aunque también siguen asociándola con posturas radicales, sin tener en cuenta la diversidad de enfoques con que se ha desarrollado el movimiento.
La ceguera, la obsesión y el lesbianismo son también actitudes frecuentemente atribuidas a las personas que defienden este pensamiento, al decir de Zaida Capote Cruz, experta en temas de género y literatura.
"Como la discriminación por razones de orientación sexual (aun cuando tal clasificación provenga de deducciones falsas) cada vez es más impresentable, ese prejuicio que veía al feminismo como masculinización ha ido cediendo espacio a la imagen que nos considera fanáticas y obcecadas", explicó a SEMlac la investigadora literaria.

Publicado en Sociedad y cultura

Bajo el título “Feminismo en Cuba hoy: repensar la teoría y la práctica”, tuvo lugar el 24 de julio de 2011, en La Habana, un encuentro en el cual participaron mujeres de diferentes generaciones interesadas en difundir y compartir experiencias de activismo e investigación feminista, de concertar esfuerzos y saberes que actualmente reconocen aislados y fragmentados.

 El encuentro tuvo lugar en el Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, convocado por la Cátedra de Género y Comunicación “Mirta Aguirre”, de esa institución, y formó parte del espacio Voces para el diálogo, que apoyan la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Consejería Cultural de la Embajada de España y el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac).

 

“Feminismo en Cuba hoy: repensar la teoría y la práctica”“Feminismo en Cuba hoy: repensar la teoría y la práctica”

Publicado en Voces para el diálogo
Página 2 de 2

Información adicional