Un personaje a la vez frágil e intenso, una musa protectora del entorno es Acualina. De logotipo de un proyecto comunitario se convirtió en consejera y alerta televisiva para salvar el pedazo de mundo más cercano a cada persona.

Está ataviada a la usanza de las deidades griegas, protectoras de las artes, pero con los colores de la bandera cubana –blanco, azul y rojo--, a sus pies cinco corales y, en sus manos, un ánfora para regar de conciencia al planeta.

Publicado en Sociedad y cultura

Información adicional