La violencia online contra la infancia aumenta durante el confinamiento

Por Raquel Zapata González. Ameco Press [16-04-2020]

Save the children ha alertado de que existe un gran riesgo de que, tanto niñas y niños como adolescentes, puedan sufrir violencia online debido a su sobreexposición durante el confinamiento. La ONG le pide al gobierno la creación de recursos y canales adaptados al confinamiento para prevenir, denunciar y tratar los casos que surjan durante la reclusión. Además, aconsejan a las familias hacer un uso responsable de internet evitando el sharenting (exposición de menores en las redes sociales e internet) y aprovechando todas las alternativas de ocio de las que dispongan si necesidad de usar la red.

El estado de alarma ha provocado grandes cambios en las rutinas de todo el país y ha originado a su vez una de las sensaciones más temidas por todas y todos cuando permanecemos en casa demasiado tiempo, el aburrimiento. Según el último estudio de Comscore, si comparamos el mes de enero con el de marzo, la actividad en la red ha incrementado en un 74% en España. Por otro lado, el uso de las redes sociales ha crecido un 55% en tres semanas. Ante esta situación, Save the Children ha puesto en el punto de mira la violencia online contra las y los menores.

Existen diferentes violencias online contra la infancia durante el confinamiento. Entre las principales se encuentran el grooming, el sexting sin consentimiento, la violencia online en la pareja o expareja, el ciberacoso y la incitación a conductas dañinas. Catalina Perazzo, directora de Políticas de Infancia de Save the Children señala que, en esta situación de aislamiento, es más importante que nunca promover las buenas prácticas de un uso saludable y responsable de internet y “no olvidar que el riesgo no desaparece sino todo lo contrario”.

El hábito de familiares de compartir fotos o vídeos de los niños y niñas de manera continuada en las redes sociales tiene nombre, sharenting. Esta tendencia, que a priori parece inofensiva o de escasa importancia para la vida del menor, crea una huella digital que impide a población infantil controlar su propia presencia en internet. Así mismo, este material queda en la red a disposición de muchas personas, por lo que se expone a niñas y niños ante ciberdelincuentes que pueden coger ese contenido para usos indeseados.

En el informe "Violencia viral", Save the Children recoge que el 75% de las y los jóvenes entrevistados ha sufrido violencia en la red durante su infancia. Este dato y la situación actual en la que nos encontramos, dejan entrever lo expuestos que se encuentran tanto niñas como niños a cualquier tipo de violencia en la red. Por ello, la organización lanza una serie de recomendaciones a las familias, entre ellas se encuentran: prohibir el uso excesivo de tecnologías y acompañar a menores en el uso de las mismas y educar en el buen uso de internet a jóvenes. A su vez, la organización pide ser comprensivos con adolescentes debido a que usan internet con más frecuencia para mantener el contacto con su grupo de amistades.

La ONG ha solicitado al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 – en coordinación con el Ministerio del Interior, el Ministerio de Igualdad y con las Comunidades Autónomas – que ofrezca recursos y herramientas para prevenir las situaciones de riesgo en materia de violencia digital contra la infancia. Además, se pide que estos mecanismos y canales de denuncia estén adaptados no solo a la situación de confinamiento, sino al lenguaje, edad y madurez de niñas, niños y adolescentes.

Tipos de violencia digital contra la infancia

Save the Children ha explicado en un comunicado cuáles son las principales formas de violencia digital a la que está expuesta la población infantil. Sobre todo, ahora, debido a la situación de aislamiento.

- Online grooming: este tipo de violencia se da cuando una persona adulta, con la intención de involucrar a un niño o una niña en una actividad de naturaleza sexual, contacta con él a través de internet generando un clima de confianza, mediante sobornos o engaños. La organización explica que “el aburrimiento y la falta de educación digital pueden hacer que niños y niñas naveguen más horas por internet y se arriesguen más a la hora de contactar y conocer gente a través de las redes”.

- Sexting sin consentimiento: se trata de una práctica (llevaba a cabo sobre todo por adolescentes) que consiste en intercambiar mensajes o imágenes propias con contenido sexual, lo cual implica un gran riesgo para los y las que lo practican de que ese contenido acabe en manos de otras personas. Cuando este material se difunde sin el consentimiento de la persona que lo ha enviado, estamos ante una forma de violencia. “En una situación de confinamiento, la red sustituye también la manera en que los y las adolescentes se relacionan sexualmente, aclara la organización”.

- Ciberacoso: cosiste en comportamientos repetitivos de hostigamiento, intimidación y exclusión social que se dan a través de internet y las redes sociales. La ONG explica que “los niños y niñas que sufrían acoso en el colegio, pueden seguir sufriéndolo durante este tiempo de confinamiento a través de mensajes, comentarios, imágenes, etc.”.

- Violencia online en la pareja o expareja: Save the Children argumenta que este tipo de violencia viene marcada por la desigualdad de género y que “la conforman los comportamientos que pretenden controlar, menoscabar o causar un daño”. Además, puede nutrirse de los otros tipos de violencia digital.

Visto 154 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional