Recientemente, y en cuestión de días, el nombre de una presentadora de TeleCinco y una reportera de TVE saltaron a la palestra de las redes sociales, aunque no precisamente por su trabajo. Por un lado, Tania Llasera, conductora de La Voz, fue vilipendiada en Twitter tras publicarse unas fotos que evidenciaban su incremento de peso. La presentadora salió al paso de las críticas y contó que había engordado porque estaba dejando de fumar y que se sentía a gusto con su cuerpo.

Realizar una propuesta para una Muestra de Cine y Mujeres en Cuba es repensar exactamente sobre qué criterios de legitimidad se ha organizado el canon cinematográfico cubano. Varias veces hemos insistido en que construir un paradigma basado en cuestiones de género, en este caso revisitando la Historia de las mujeres en la cinematografía nacional, no puede asumirse como un listado arbitrario con nombres de ellas.

Apasionado, personal y contundente. Así fue el discurso sobre feminismo e igualdad de género pronunciado por la actriz británica Emma Watson el pasado 22 de septiembre en la sede de Naciones Unidas, para presentar la campaña "HeForShe".

"Hombres: quiero extenderles una invitación formal. La igualdad de género es asunto de ustedes también", dijo la joven de 24 años, quien fue nombrada hace seis meses embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres.

COMUNICAR IGUALDAD- El derecho a la libertad de expresión es uno de los fundamentales, garantizado por tratados regionales e internacionales (la Declaración Universal de los Derechos Humanos; el Pacto de Derechos Civiles y Políticos; y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida como Pacto de San José de Costa Rica) y presente en nuestra Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Es el derecho más valorado por las personas que comunicamos, el que nos garantiza la libertad en la voz.

Sin embargo, hay un permanente bastardeo del concepto de la libertad de expresión por parte de empresas de medios, personas, y colectivos que pretenden imponer sus puntos de vista sin respeto a los derechos humanos. La libertad de expresión no puede ser argumentada en cualquier caso, no es el salvoconducto hacia cualquier destino. Como todo derecho, aun los más importantes, la libertad de expresión tiene límites, y uno de ellos es la discriminación y vulneración de las personas.

Información adicional