En la cafetería de la escuela de inglés para niñxs del barrio El Vedado de La Habana, Marilyn presta su tiempo a periodistas, mientras espera que su hijo salga de la clase. Porque además de ser la directora de cine más solicitada para entrevistas en los últimos meses, ya que su película ha ganado el Premio a la Popularidad en el 36º Festival del Nuevo Cine Latinoamericano 2014, la responsabilidad de la crianza, como a muchas otras mujeres, sigue siendo tarea de día completo, también mientras promociona su trabajo.

PARÍS, 26 Feb 2015 (IPS) - Darle a las mujeres mayor acceso a la tecnología móvil mejoraría la alfabetización, profundizaría el desarrollo y permitiría oportunidades de educación y empleo, según expertos presentes en la cuarta Semana del Aprendizaje mediante Dispositivos Móviles que se celebró en la capital de Francia.

"La tecnología móvil puede ofrecer aprendizaje donde no hay libros, ni aulas, ni siquiera maestros. Esto es especialmente importante para las mujeres y las niñas que abandonan la escuela y necesitan una segunda oportunidad", declaró Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres.

A muchos irrita la etiqueta que asegura la existencia de algo así como una literatura femenina. Sin duda es un compartimento obcecado, absurdo, necio. Lo que no se puede negar es que existe una literatura escrita por mujeres. La poeta y traductora Clara Janés reflexiona en el ensayo Guardar la casa y cerrar la boca (Siruela) sobre
la historia de esas autoras.

Hay formas contradictorias de ser libre. Están quienes optan por encerrarse en un convento, como Santa Teresa, o quienes, despojadas de un lenguaje y una visibilidad, se las arreglaron para confeccionar –y hacer oír- su propia voz. Ocurrió con las mujeres japonesas, a quienes se les asignó una caligrafía más simple que la masculina y que
sin embargo, consiguieron –justamente gracias a eso- producir una poesía más esencial. Es ahí, en el combate entre tener y conquistar, entre conseguir y crear, donde este ensayo cobra sentido.


Desde hace un tiempo existe un ataque en las redes sociales que tiene como víctimas principalmente a mujeres y es ejecutado, la mayoría de las veces, por sus parejas despechadas tras una ruptura o infidelidad: subir fotos o videos eróticos sin autorización de ellas. Se conoce como Revenge Porn o Porno Venganza y este es el relato de varias chilenas que han pasado por esto.

A las siete de la mañana del 5 de enero de 2014, sonó el celular de Francisca (su nombre ha sido cambiado). Era domingo, por lo que le extrañó la llamada. Nunca imaginó que las pocas palabras que escuchó tras el teléfono la llevarían al infierno: "Flaca, ojo, alguien está subiendo fotos muy privadas a tu facebook", le advirtió un amigo desde Puerto Montt.

Información adicional