Los tiempos cambian y con ellos las generaciones, las modas, las maneras de vivir. No obstante, los constructos culturales arraigados en las sociedades condicionan (casi invisiblemente) eso que parece moderno y diferente. Las nuevas tecnologías introducen otras formas de comunicación, interacción y socialización, pero también trasladan a sus escenarios patrones existentes en el espacio físico. Las redes sociales, los teléfonos móviles... continúan reproduciendo la disparidad de poder entre hombres y mujeres y favorecen el control, la discriminación y la violencia de género.

Para la mayoría de las personas la frase violencia hacia las mujeres refiere solo maltratos físicos; no obstante, otras coyunturas dimensionan su significado en múltiples espacios y manifestaciones. Las agresiones psicológica y simbólica, subvaloradas en ocasiones por su carga emotiva, materializan también los malos tratos, en tanto reproducen patrones de superioridad masculina. Se perpetúan a partir de falsas creencias sobre el poder y la autoridad.

Aunque nació en La Paz, cuando Helen Álvarez llegó a este mundo su padre corrió a Coroico, su pueblo, a inscribir a su primogénita como coroiqueña.

Una rubia de ojos verdes oriunda de un pueblo conocido por la presencia de descendientes de africanos: desde su nacimiento ella parecía no encajar en los estereotipos y, posteriormente, roles que se le asignan a las personas, por etnia, clase social, género..., y los acontecimientos de los últimos días la han revelado como una mujer extraordinaria y a la vez una fiel representante del común de las mujeres bolivianas: las sin privilegios y las luchadoras que se forjan por esfuerzo propio.

En la cafetería de la escuela de inglés para niñxs del barrio El Vedado de La Habana, Marilyn presta su tiempo a periodistas, mientras espera que su hijo salga de la clase. Porque además de ser la directora de cine más solicitada para entrevistas en los últimos meses, ya que su película ha ganado el Premio a la Popularidad en el 36º Festival del Nuevo Cine Latinoamericano 2014, la responsabilidad de la crianza, como a muchas otras mujeres, sigue siendo tarea de día completo, también mientras promociona su trabajo.

PARÍS, 26 Feb 2015 (IPS) - Darle a las mujeres mayor acceso a la tecnología móvil mejoraría la alfabetización, profundizaría el desarrollo y permitiría oportunidades de educación y empleo, según expertos presentes en la cuarta Semana del Aprendizaje mediante Dispositivos Móviles que se celebró en la capital de Francia.

"La tecnología móvil puede ofrecer aprendizaje donde no hay libros, ni aulas, ni siquiera maestros. Esto es especialmente importante para las mujeres y las niñas que abandonan la escuela y necesitan una segunda oportunidad", declaró Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Información adicional