Femgarabat es el colectivo artístico formado por Susana Carramiñana (socióloga y dibujante), Bea Aparicio (dibujante y profesora) y Janire Orduna (ilustradora y diseñadora). Eligieron el barrio San Francisco de Bilbao para compartir las experiencias del proyecto y las potencialidades del relato gráfico feminista. Para ello mostraron las dos iniciativas que que han llevado a cabo en vinculación con otros proyectos feministas que están documentando la memoria de las mujeres en los barrios: Vecinas, de Andrea Momoitio e Histeria Kolektiboa, mediante el periodismo y la performance, y PROYECTO ELLAS de Ainhoa Resano y Savina Lafita Solé, basado en los archivos fotográficos.

Nahir Galarza es un nombre que se ha vuelto demasiado conocido. Quienes lean las noticias, sobre todo en Argentina, seguramente la han oído nombrar. Galarza es la joven argentina de 19 años que mató con dos disparos de la pistola Browning 9 mm semi-automática de su padre –un oficial de policía– a Fernando Pastorizzo, de 20 años, con quien tenía algún tipo de relación sentimental. El asesinato sucedió en diciembre pasado en Gualeguaychú, Argentina.

Resulta imposible negar la alta demanda que tiene el periodismo deportivo no solo hoy en día sino desde hace tiempo, pues se ha consolidado como una de las ramas por excelencia del periodismo. Sin embargo, a pesar de los múltiples avances en cuanto a contenido y forma de comunicar que ha tenido la profesión hay un factor que aún sigue sin evolucionar y que genera mucha inquietud: la participación de la mujer en el periodismo deportivo. Para nadie es un secreto la escasez de periodistas mujeres cubriendo y siendo protagonistas del periodismo deportivo.

Ponerse las gafas violetas… Esa fue la expresión que usó Gemma Lienas en su libro “El diario violeta de Carlota” para referirse a lo que hizo la protagonista de sus páginas: colocarse un filtro diferente para observar el mundo. Animada por su abuela, Carlota se coloca las gafas y descubre que las realidades cotidianas que le parecían incuestionables ahora le resultan injustas. Como a ella, le ocurrió a las cinco protagonistas de este texto: se pusieron las gafas y ya no hubo marcha atrás.

Página 1 de 23

Información adicional