El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades junto al Club de Creativos/as han editado “Hola, tú a mí no me conoces”, un libro de ilustraciones sobre mujeres reales, que intenta combatir los estereotipos de género que hay dentro de la industria publicitaria. La publicación forma parte del proyecto #OVER, un estudio realizado durante 2018 por el Club de Creativos/as para analizar qué estereotipos discriminatorios de género se usan en la comunicación comercial, y por qué.

La acción, el movimiento, los disparos, salvar al mundo de catástrofes naturales, terroristas o invasiones varias han sido generalmente cosas de hombres en la vida y en el cine. Ese héroe de armadura reluciente que impide la catástrofe y luego como premio se queda con la chica admite múltiples variables a lo largo de la historia. Tarzán, los espadachines y piratas interpretados por Errol Flynn, Ben Hur, Espartaco, Rambo, Rocky o los protagonistas de las primeras películas de La guerra de las galaxias han inundado las pantallas, reforzando un orden simbólico en el que los hombres actúan y las mujeres esperan y son menos importantes.

Según la Wikipedia, un refrán es una “frase de origen popular repetida tradicionalmente de forma invariable, en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza; particularmente la que está estructurada en verso y rima en asonancia o consonancia.”

La palabra refrán proviene del vocablo francés “refrain”. Los refranes (o paremias) se integran como parte del acervo cultural de una sociedad, como expresiones populares que se construyen y comparten con la intención de transmitir creencias o pensamientos basados en vivencias asentadas en constructos sociales concretos temporal e históricamente hablando. Los refranes han supuesto una vía de transmisión oral del saber y han pasado de generación en generación como un indicador de la cultura de una sociedad, un reflejo claro de la realidad cotidiana y del sistema de valores de la sociedad que los promulga.

En España, durante el último estudio realizado, se censaron 1.842.500 de hogares monoparentales. De ellos, el 83 por ciento están encabezados por mujeres; es decir, ocho de cada 10. Se estima que esta cifra pueda llegar a ser mucho mayor.
Un 54 por ciento de las familias en esta situación se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social. Y el 65 por ciento asegura tener serias dificultades para llegar a fin de mes.
En este contexto, desarrollar iniciativas para visibilizar la realidad de las familias monomarentales se convierte en prioridad.

Página 1 de 24

Información adicional