Aunque el tema de la violencia de género ha empezado a ser tratado por los medios de comunicación en Cuba, el acercamiento es aún muy limitado, insuficiente y asistemático. Cualquier monitoreo muestra esta tendencia y así piensan también personas vinculadas a este universo y entrevistadas por SEMlac, con fines periodísticos.

La vorágine informativa en la que vivimos actualmente, generalmente, no nos da tiempo para la reflexión, la crítica, la relectura de los hechos; de manera tal que lo importante se iguala a lo accesorio, lo profundo con lo banal y la naturalización de hechos y circunstancias que merecen ser mirados con detenimiento nos van acostumbrando a no interpretar los acontecimientos, ver más allá de lo inmediato.

De acuerdo con la agencia Cerigua, “las fotos con contenidos sangrientos y la redacción despectiva, caracterizaban las notas de portada y las primeras páginas, que aunado al contenido sexista de la mayoría de la publicidad, no promovía mas que la degradación humana de la mujer, aún después de muerta, así como la discriminación y exclusión”.

Las periodistas cubanas Isabel Moya y Dixie Edith y la bloguera Sandra Álvarez dan sus opiniones a raíz de un taller sobre buenas prácticas comunicativas sobre VIH/sida, desde la perspectiva de género, ocurrido en 2009.

Isabel Moya Richard

Una de las principales carencias que se observan hoy en el tratamiento del tema del VIH en los medios, de manera general, es que prima un enfoque de problema solamente de salud, y en muchas ocasiones, se obvian sus articulaciones con la cultura imperante en la sociedad, la vulnerabilidad social, las practicas sexuales y de relación de pareja y el acceso a la información entre otros aspectos.
Esa falta de un abordaje multidimensional que exprese la esencia social del tema lleva muchas veces a la utilización de un lenguaje que puede estigmatizar a las personas con VIH, o a mensajes poco problematizadores que se plantean la situación en blanco y negro, cuando en realidad esta muy matizada.

Información adicional