Nueva York, marzo (SEMlac).- Las mujeres ocupan menos del 30 por ciento de los cargos directivos y gerenciales en los medios de comunicación en el mundo y 76 por ciento de las personas que se ven, leen o escuchan en los medios son hombres, reveló la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).


Durante el 59 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de las Mujeres, en una reunión de análisis de los avances de la esfera J establecida en la Plataforma de Beijing relativa a la mujer y los medios de comunicación, la UNESCO dio a conocer el estudio "Indicadores de Género para Medios de Comunicación". De acuerdo con este documento, hasta 2010 en los medios de comunicación en América Latina el porcentaje de mujeres que figuraban en las noticias era 32 por ciento en televisión, 29 por ciento en prensa gráfica y 22 por ciento en radio.

El territorio aparentemente neutro de las redes sociales de internet alberga inequidades de género, según constató una reciente investigación en los perfiles de Facebook de estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

En su tesis de licenciatura en Comunicación Social, Ariel López Fernández analizó el imaginario de género que mujeres y hombres jóvenes expresan en sus biografías virtuales y concluyó que estas mantienen vigentes supuestos tradicionales y hegemónicos, que van quebrándose, pero con lentitud.

¿Dónde están las mujeres y por qué necesitamos más mujeres dirigiendo las redacciones de los medios de comunicación?, se pregunta en su minucioso análisis Anna Griffin, desde el Nieman Reports.

Por sorprendente que parezca y tal como nos cuenta Griffin, en la actualidad hay menos mujeres dirigiendo los principales periódicos estadounidenses que hace 10 años. Estos datos aparecen avalados por estudios estadísticos que destacan cómo, a pesar de que constituyen la mitad de la población, y más de la mitad de los graduados en comunicación cada año, "las mujeres representan sólo el 35% de los directores de periódicos, de acuerdo con el 2014 American Society of News Editors (ASNE) newsroom census". Además, sólo uno de los 25 mejores periódicos internacionales es dirigido por una mujer.

El 19 de octubre de 2013, Vanessa Landinez Ortega apareció muerta en un hotel de la ciudad ecuatoriana de Ambato (provincia de Tungurahua), con signos evidentes de violencia; presentaba hematomas en varias partes del cuerpo. Tenía 37 años, era ingeniera de Comercio Exterior y mde una niña de año y medio. Convencida de que la muerte de Vanessa fue fruto de la violenciacontra las mujeres y decidida a que se hiciera justicia, su familia interpuso una demanda contra un joven que pasó casi ocho meses en prisión preventiva. El 16 de abril, la Fiscalía de Tungurahuresolvió imputarle por un presunto delito contra la vida. El 30 de mayo, sin embargo, un tribunal de justicia le declaró inocente. Actualmente, el proceso judicial continúa abierto porque tanto la Fiscalía como la acusación particular apelaron esta sentencia.

Dos de los principales medios de comunicación de Ambato, La Hora y El Ambateño, cubrieron la muerte de Vanessa Landinez Ortega los días 20 y 21 de octubre de 2013.

as noticias publicadas en La Hora fueron: “Una noche de copas terminó en tragedia” y “Se velan los restos de Vanessa”. La información aparecida en El Ambateño no figura en su web. Este texto analiza, con perspectiva de género, el tratamiento mediático de este caso marcado por la violencia contra las mujeres.

Información adicional