El 19 de octubre de 2013, Vanessa Landinez Ortega apareció muerta en un hotel de la ciudad ecuatoriana de Ambato (provincia de Tungurahua), con signos evidentes de violencia; presentaba hematomas en varias partes del cuerpo. Tenía 37 años, era ingeniera de Comercio Exterior y mde una niña de año y medio. Convencida de que la muerte de Vanessa fue fruto de la violenciacontra las mujeres y decidida a que se hiciera justicia, su familia interpuso una demanda contra un joven que pasó casi ocho meses en prisión preventiva. El 16 de abril, la Fiscalía de Tungurahuresolvió imputarle por un presunto delito contra la vida. El 30 de mayo, sin embargo, un tribunal de justicia le declaró inocente. Actualmente, el proceso judicial continúa abierto porque tanto la Fiscalía como la acusación particular apelaron esta sentencia.

Dos de los principales medios de comunicación de Ambato, La Hora y El Ambateño, cubrieron la muerte de Vanessa Landinez Ortega los días 20 y 21 de octubre de 2013.

as noticias publicadas en La Hora fueron: “Una noche de copas terminó en tragedia” y “Se velan los restos de Vanessa”. La información aparecida en El Ambateño no figura en su web. Este texto analiza, con perspectiva de género, el tratamiento mediático de este caso marcado por la violencia contra las mujeres.

Es usual, normal, cotidiano, el uso de estereotipos relacionados con los países y las nacionalidades. Diría yo que es hasta divertido descubrir como los otros ven a tu propio país, o cuáles son las creencias, presentes en el imaginario social y que nos hablan de la representación que tenemos de un sueco, un ruso o una persona de Cuba.

En el aula donde estudio alemán cada día, y que está compuesta fundamentalmente por personas procedentes de países del Este como Rusia, Polonia, Bulgaria, Letonia y Ucrania, ante mi pregunta de cómo nos ven ellos a nosotros, o sea a la gente de Cuba, afloraron ciertos estereotipos.

Para algunos medios de comunicación, el deporte sigue siendo fundamentalmente un asunto masculino y reproductor de la violencia, denunciaron especialistas en el XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación, celebrado en La Habana del 28 al 30 de mayo.

Imágenes agresivas de atletas y público, menor visibilidad de las deportistas y comentarios que reducen a mujeres y hombres de este ámbito a sus roles tradicionales de género resultan tendencias en la prensa deportiva cubana, trascendió en el panel "Género y deporte, más allá de los reflectores".

La Habana, junio (SEMlac).- Asesinas, celosas, mal educadas, obsesivas con el cuerpo. Esas son las mujeres que representan muchas emisoras radiales en la web de América Latina, develó una de las ponencias del XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación, celebrado en La Habana del 28 al 30 de mayo.

Los nuevos soportes digitales hacia los que han emigrado medios tradicionales como la radio reproducen prejuicios sexistas, según el estudio de la periodista cubana Ana Teresa Badía que incluyó 50 sitios en internet de países como Bolivia, México, Venezuela, Perú, Nicaragua y Colombia, entre otros.

Información adicional