Ser lesbiana es peligroso. Eso es lo que dan a entender los finales trágicos que sufren en las series de televisión. Tras la muerte de Lexa, una de las protagonistas lesbianas más queridas por la audiencia de Los 100 el pasado marzo, el colectivo lesbiano y bisexual se ha movilizado. La denuncia es clara: la industria televisiva mata desaforadamente a las lesbianas, a menudo de forma muy violenta. Desde entonces, las muertes de las lesbianas en las series han ido in crescendo hasta alcanzar las 15 en lo que va de año. Felicity de la serie The Catch, recibe el disparo de un hombre, Camilla de Empire muere envenenada y Mimi Whiteman de la misma serie corre igual suerte. Nora y Mary Louise de Crónicas Vampíricas directamente se suicidan. No es de extrañar viendo el panorama.

Sería fantástico tener 157 amigas incondicionales repartidas por el mundo en 27 países, que hablen varias lenguas y tengan las distintas culturas de cuatro continentes. Es una idea que ilusiona pero es bastante absurda por imposible. Sí es posible, sin embargo, que estas personas se reúnan con una motivación colectiva, como es la defensa de las mujeres y de sus derechos humanos, y con una actividad profesional común, como es el
periodismo.

Un planeta masculino y con autoridades de traje, sin gente de la calle y sin mujeres, salvo alguna que rara vez aparece en posiciones marginales en cuanto a lugar de relevancia de las páginas portada de El Periódico, La Vanguardia, Diari Ara y El Punt Avui, sobre las que semanalmente La Independent realiza un análisis.
El análisis cuantitativo que se lleva a cabo desde hace varios meses ya cuenta con 11 semanas acumuladas, con un día por semana. El objetivo es valorar la presencia de mujeres en las portadas de estos medios, lugar donde se destacan las noticias de mayor importancia, así como observar también si se da importancia a temas relacionados con la cooperación y si esta refleja la situación de las mujeres.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) ha realizado un estudio en
el que se muestra el papel secundario de las mujeres en el reparto de personajes en las películas. Esta es una de las
conclusiones a partir del análisis de una muestra de más de 800 películas estrenadas en España entre el periodo
2014-2015.

Información adicional