El fenómeno familiar, Modern Family, acaba de romper una lanza por la comunidad ILGTB de la televisión. La serie creada por Christopher Lloyd y Steven Levitan ha presentado al primer personaje transgénero en el inicio de su octava temporada. En el capítulo de la semana pasada “Un día libre de estereotipos”, Lily lleva a casa a su amigo Tom, interpretado por el actor trans de 8 años Jackson Millarker.

Conocíamos a Dory, la pez desmemoriada, valiente y aguerrida por ser una de las protagonistas de Buscando a Nemo(Andrew Stanton, Lee Unkrich, 2003). La película tenía mucho de la era pre-Brave—barracuda que se merienda casi en el fotograma número uno a la madre de Nemo— y no superaba el Test Bechdel.

A ver, el Test Bechdel, ¿han oído hablar de él?, ¿no?, ¿debo reñirles un poco por ello?, ¿soy yo quién para reñirles?, ¿me hubiera gustado a mí que me riñeran por no conocer el Test Bechdel cuando aún no lo conocía? Y otra cosa, ¿les hablo del test o les cuento quién es Bechdel? Oh, está bien, vale, vale, vale. Empecemos por el principio.

Las mujeres estamos sub-representadas en todos los medios de comunicación. ¿Qué significa esto? Que cada vez que leés un diario, mirás el noticiero o te enganchás con una película, la probabilidad de que aparezca la historia, experiencia o testimonio de una mujer es bajísima.

Según un monitoreo de medios que se hace en más de cien países cada cinco años, sólo el 24% de las personas sobre las que leemos en los diarios o escuchamos en la radio y la TV son mujeres, lo que significa que más de 3 de cada 4 personas en las noticias son varones.

Información adicional