Con la lingüística computacional como punto de partida surge Gender Gap Tracker, que permite analizar cómo y en qué medida los medios de comunicación canadienses dan cabida a las voces de las mujeres.

En colaboración con la organización sin ánimo de lucro Informed Opinions, y con el apoyo de la Universidad Simon Fraser, se descargan y analizan miles de artículos publicados en medios de comunicación canadienses. El análisis lingüístico mediante técnicas de big data permite identificar las voces femeninas mencionadas y citadas en los medios de comunicación, proporcionando un desglose preciso de cuál es la distribución de las fuentes por género.

Abordar una cobertura electoral con enfoque de género no es fácil. Implica cuestionarse cómo hacemos periodismo, qué es política o qué preguntar a candidatos y candidatas de los partidos. Son retos a los que se enfrentan diariamente periodistas como Ana Requena, redactora jefa de género de Eldiario.es, Pilar Álvarez, corresponsal de género de El País, June Fernández, coordinadora de Pikara Magazine y Ana Cabanillas, redactora política de El Independiente. Las cuatro inauguraron el II Encuentro de Chicas Poderosas en Madrid, este marzo.

El año de la huelga feminista y de la sentencia de La Manada, el feminismo ha rugido para denunciar el contexto que permite la violencia sexual. Mientras tanto, muchos medios se han sumado a esta “ola” con figuras como la redactora jefa de género de eldiario.es, una mesa especializada en EFE o la corresponsalía de género de El País.

No hay dudas sobre un hecho: si algo ha puesto de manifiesto este 2018 con #LasPeriodistasParamos, es que en todas las redacciones hay una periodista a la que no le da miedo decir que el periodismo, si pierde el foco de los derechos de la mujeres, solo podrá apuntalar la desigualdad.

A lo largo de los años, la variable “género” ha sido utilizada en distintos estudios e investigaciones para llevar a cabo una reflexión sobre la realidad, atendiendo a las desiguales relaciones de poder construidas social e históricamente entre los sexos.
Siguiendo esta línea, los análisis sobre la presencia femenina en los libros de texto cobran protagonismo.
Los más actuales muestran cifras alarmantes que subrayan la poca representación en solitario de las mujeres en materiales educativos, o cómo el número mujeres representadas bajo nombre propio es mucho menor al de los hombres.

Página 1 de 21

Información adicional