Tuvieron que pasar 56 años para que una mujer volviera a recibir el premio a mejor dirección en el Festival de Cannes. El premio entregado a la estadounidense Sofía Coppola por la película The Beguiled (La Seducción) ha sacado a relucir, en análisis posteriores, la baja participación de mujeres en el Festival durante su historia.

El spot para promocionar la Liga Femenina de básquet, recién creada en Argentina, generó hace unos días más críticas que entusiasmo, por su tinte machista y sexista. Con el slogan “te van a dar ganas de seguirla”, la publicidad muestra a una modelo –que además, no es jugadora– que lo único que hace es posar sensualmente junto a una pelota en una cancha de básquet. La cámara enfoca su cuerpo. Sus zapatillas. No se la ve haciendo jugadas osadas más que picar la pelota. Ni siquiera emboca una vez en el aro. Parece más una promoción de ropa deportiva que un aviso para difundir un torneo de básquet femenino –que por primera vez será televisado–, y al mismo tiempo poder incentivar el deporte entre las chicas.

Entre las personas interesadas en usar nuestro idioma de manera adecuada, existe la controversia acerca de la corrección del uso de "los ciudadanos y las ciudadanas" o "las niñas y los niños", porque a pesar de estar censuradas por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), tanto las instituciones públicas como los políticos y los medios de comunicación, las continúan usando como si ignoraran a ese organismo rector.

“El deporte es el ámbito que más discrimina a la mujer”. La demoledora conclusión pertenece a Matilde Fontecha, especialista en igualdad en el deporte, doctora en Filosofía y Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte que en su reciente libro “El deporte se instala en las cavernas de la igualdad” afirma que el deporte mediático es “una de las grandes bazas del patriarcado”.

Página 1 de 17

Información adicional