“Quiero reconocer a las mujeres que no han sido reconocidas por su increíble trabajo este año” contestó Natalie Portman a una periodista en la alfombra roja de la pasada gala de premiaciones de los Oscar, cuando le preguntaron por los nombres bordados en dorado a lo largo del ribete de su capa negra de Dior.

"Y tú, ¿cómo aprendiste a follar?". Con esa pregunta arranca el video publicitario de uno de los festivales de cine erótico más importantes de Europa. No fue en la escuela, tampoco en casa donde, a lo sumo, te dijeron que hay que usar preservativo. ¿Dónde, entonces? La respuesta está en el porno clásico, el llamado "porno machista".

La tendencia histórica a considerar al varón como el referente de la raza humana ha generado una ausencia de datos sobre el género femenino, desde la medicina al diseño del transporte o la economía, que no solo discrimina a la mujer sino que pone en peligro su vida.

Esta es la tesis del libro "La mujer invisible" (Seix Barral), donde la autora británica de origen argentino Caroline Criado-Pérez demuestra cómo este sesgo masculino ignora las necesidades del 50 % de la población y perjudica "a toda la sociedad".

En una entrevista con Efe, la escritora, éxito de ventas en el Reino Unido y conocida por campañas feministas como la que puso el rostro de una mujer en los billetes británicos (aparte de la reina), insta a "actuar ya" para revertir esta desigualdad, que se refleja también en la cultura y el lenguaje e impide que exista "una verdadera meritocracia".

En 76 años sólo una mujer ha ganado el Globo de oro por dirección: Barbra Streisand en 1984 con “Yentl”. Era la primera película dirigida, producida, escrita y protagonizada por una mujer. Streisand se levantó orgullosa tras escuchar su nombre sobre el de realizadores como Ingmar Bergman y James L. Brooks.

Página 1 de 24

Información adicional