En 76 años sólo una mujer ha ganado el Globo de oro por dirección: Barbra Streisand en 1984 con “Yentl”. Era la primera película dirigida, producida, escrita y protagonizada por una mujer. Streisand se levantó orgullosa tras escuchar su nombre sobre el de realizadores como Ingmar Bergman y James L. Brooks.

Pasadas dos huelgas feministas con participación masiva y seis años desde el primer “Machismo y medios”, en 2013, acaba un año más y sigue habiendo material de sobra para este artículo: mujeres sin nombre, columnistas señoros y graves errores en la información sobre violencia de género en pareja. 2019 ha sido, encima, el año en que el machismo sin caretas de la extrema derecha entró en el Congreso. Hoy tiene 52 diputados, pero antes de lograr una representación institucional sin precedentes en democracia tuvo mucho espacio en los medios. Aquí tienen los titulares más machistas del 2019 en España.

Violencia de género en pareja

Da igual cuántos manuales sobre cómo abordar el tratamiento informativo de la violencia de género en pareja se hayan publicado: en 2019 hemos vuelto a ver titulares en los que “las mujeres mueren”. Son muchos, ocurre a menudo y, sí, en muchas ocasiones es el titular que se puede poner en un primer momento, cuando aún no se conocen detalles de los hechos.

El problema es que a la formulación “una mujer muere” le acompaña un relato en el que las víctimas se lo buscaron. Los verdugos quedan ocultos detrás de formas impersonales y los asesinatos sirven para cazar clics o se engloban en la sección “tendencias”.

Las nominaciones de los 34 Premios Goya evidencian la discriminación que sufren las mujeres profesionales en el cine español. La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) pide el cumplimiento del Plan de Acción que elaboró a petición del ministro de Cultura y que revertiría esta situación.
En las 91 nominaciones (no se tienen en cuenta las de interpretación), solo 19,05 son mujeres (los decimales corresponden a trabajos en los que las mujeres comparten especialidad con hombres), lo que significa el 21,5 por ciento.

La igualdad de género es una de las grandes asignaturas pendientes del marketing y la publicidad, algo preocupante si tenemos en cuenta que la publicidad es uno de los grandes constructores de ideas en nuestra sociedad. La mujer lleva siendo representada en la publicidad durante años de forma misógina y sexualizada, una imagen que no tiene nada que ver con la real y que choca frontalmente con el ideario de la lucha feminista. En el sector publicitario, y más concretamente en las agencias de publicidad, el poder sigue siendo masculino y aunque la presencia femenina es notable, persiste un fuerte desequilibrio en los departamentos creativos. Como siempre, las razones de la escasa presencia femenina en altos cargos en el mundo publicitario se resumen en el abc de los techos de cristal en cualquier sector dominado por la presencia masculina: educación, falta de referentes y de confianza y los problemas de conciliación.

Página 1 de 23

Información adicional