La Chicharra, una radio comunitaria que promueve la participación de la ciudadanía para defender sus intereses y donde las mujeres son protagonistas activas de la comunicación, se escucha todos los días por la 88.7 de frecuencia modulada (FM), desde la localidad de Goya, perteneciente a la provincia argentina de Corrientes. Creada gracias al trabajo desarrollado por la Red de comunicadores populares en las ciudades de Goya y Lavalle, ubicadas en la orilla del río Paraná, La Chicharra resume una nueva forma de hacer radio y construir la oralidad pues la audiencia es al mismo tiempo protagonista y emisora del relato. Sus programas se discuten y construyen en asambleas, haciendo de ella, más que una radio, una relación comunicativa, política, organizativa y educativa.

En las últimas cinco o seis décadas los personajes femeninos en el cine latinoamericano han ido cambiando desde heroínas lacrimógenas, dependientes y estereotipadas hacia mujeres más fuertes, más visibles. Y aún cuando el camino ha estado repleto de trabas –que aún persisten- , los créditos del cine que se hace en nuestros países cada vez más, también, se pueblan de nombres de mujeres.

Mucho antes de que comprendan o aprendan a preguntar sobre su propia sexualidad ya son bombardeadas con mensajes que no pueden entender. Mucho antes de alcanzar la madurez para decodificar imágenes y contenidos ya son el público-protagonista de esta historia.

En su sentido más llano, los lenguajes se definen como sistemas de comunicación compuestos por códigos, símbolos y signos, los cuales cobran significado en el contexto de las comunidades que los utilizan. Las complejas facultades de representación y comunicación que intervienen en el lenguaje son distintivas de los seres humanos y constituyen una de las claves del desarrollo de nuestra especie. A través de la palabra, oral o escrita, las sociedades transmiten ideas, sentimientos, modos de pensar y esquemas de percepción y valoración. Así, cuando se habla de comunicar con enfoque de género, o de hacer periodismo desde una perspectiva de género, a menudo pensamos, en primer lugar, en el lenguaje.

Información adicional