El escenario mediático y de consumo dispone el cómo aparecen las mujeres en la publicidad. Equipos creativos, publicistas y directivos en comunicación, en no pocas ocasiones toman como apoyatura la figura femenina para construir sus campañas.

2014 no fue la excepción en la promoción de un discurso visual sexista que les colocó no siempre en el lugar más apropiado sino en el más vendible. Importantes marcas, nacionales y extranjeras, exhibieron campañas y productos publicitarios singularmente atrevidos. Las discordancias no solo se fundamentaron en la presencia de la mujer como ícono visual, sino también en su omisión del discurso publicitario.

-"¿Qué entiende por perspectiva de género en los medios de prensa locales de Cuba?"

-"Bueno, los géneros, sí, los potenciamos: la crónica, el reportaje, el comentario".

Semejante respuesta de un directivo de uno de los órganos de prensa locales del occidente ubano pone sobre el tapete, más que un diagnóstico sobre la presencia o no de un enfoque inclusivo en los medios territoriales, una profundización en la existencia del fenómeno, sus causas y posibles estrategias y conjunto de acciones en aras de posturas resolutivas.

La década del sesenta del siglo pasado constituyó un periodo de grandes transformaciones en la vida de las cubanas, especialmente de aquellas que anteriormente no tenían empleo o se dedicaban a realizar las labores menos demandadas. Entre los grupos privilegiados en términos de políticas estuvieron las domésticas. Las estrategias desarrolladas para cambiar esta situación y sus impactos en la vida de estas mujeres tuvieron amplia difusión; sin embargo, poco se conoce hoy sobre este proceso. El presente trabajo se propone realizar un balance de las principales transformaciones que esta "Revolución dentro de la Revolución" supuso para ellas, a partir de la revisión de artículos, noticias y reportajes que aparecen en las primeras dos décadas. Se hará especial hincapié en lo difundido por la Revista Mujeres1, una publicación mensual destinada fundamentalmente al público femenino. 

Durante 32 años ha circulado en Cuba, con frecuencia trimestral, la revista Tablas. Es la única del sistema de publicaciones seriadas dedicada a las artes escénicas del archipiélago. A pesar de que la tradición del teatro nacional arropa en su mayoría a dramaturgos, el magazín ha tenido durante toda su historia tres directoras mujeres y un hombre. El crítico Omar Valiño lidera al equipo de redacción desde el año 2000. Su llegada marcó el nacimiento de la Casa Editorial Tablas-Alarcos, también con la condición de publicar solo libros de artes escénicas (teóricos, ensayísticos, dramáticos). Antes que él, dirigieron la revista las teatrólogas Rosa Ileana Boudet (1982-1987) y Vivian Martínez Tabares (1987-1990) en una primera etapa, y Yana Elsa Brugal (1991-2000), en un segundo momento. Como mencionamos antes, la tradición dramática cubana está forjada en su mayoría por bolígrafos masculinos. Pero es justo reconocer que la proporción es diferente en la construcción de los personajes protagónicos de piezas emblemáticas y también en la crítica especializada.

Información adicional