Como víctimas, seres exóticos, portadoras de un erotismo salvaje o desde la mirada etnográfica, tienden a representar los medios de comunicación globales a las mujeres del hemisferio sur. Estas imágenes estereotipadas las exponen muchas veces como receptoras pasivas, arquetipos de sufrimiento u objetos del deseo masculino.

Si bien las estadísticas en Cuba muestran una  presencia femenina creciente en el universo laboral, profesional y entre las personas graduadas universitarias, todavía las cubanas siguen sintiendo el peso de dobles y triples jornadas dentro del hogar.

Capacitar, sensibilizar y emplear para ello todas las herramientas al alcance son principios clave para lograr introducir el enfoque de género en la actuación cotidiana de los medios de comunicación. 

Imprescindible en el empeño de modificar valores, la teoría de género permite adentrarse en el significado que las sociedades dan al hombre y a la mujer en el contexto de la cultura, los credos, la diversidad sexual, la raza, la época y las discapacidades.

Unas lloraron, otras rieron; la mayoría se emocionó. Se tendieron puentes, florecieron ideas, crecieron las reflexiones... A grandes rasgos, esa pudiera ser la descripción del encuentro protagonizado por las entrevistadas y el colectivo de realización del libro En primera persona, el viernes 5 de noviembre, en La Habana.

Información adicional