Si bien los medios de comunicación continúan siendo un espacio de legitimación de estereotipos vinculados a qué es ser hombre y ser mujer, los estudios críticos que observan esa realidad van siendo cada vez más numerosos y abarcan espacios más diversos, coinciden especialistas.

Los avatares de tres pastoras de la iglesia bautista; la representación de la mujer en medios de comunicación o audiovisuales y hasta la socialización de género en el consumo cultural adolescente, entre otros asuntos, integran el abanico temático de las tesis de pregrado que presenta este mes de junio la Facultad de Comunicación (FCOM), de la Universidad de La Habana.

La falta de directoras que hace solo unos años marcaba el panorama audiovisual cubano, va dejando de ser ya una tendencia. Ellas aportan, además, nuevas miradas temáticas y estilísticas a un cine de hegemonía androcéntrica, avistan especialistas del tema.

Basta revisar los catálogos de la Muestra Joven ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) para advertir el crecimiento por años de nombres femeninos creando obras de ficción, documentales y animación, al tiempo que confluyen como fotógrafas, productoras, sonidistas, editoras y guionistas.

Pese a ser una vía útil para la transformación de conciencias machistas y homofóbicas, la prensa cubana mantiene un acercamiento prejuicioso a las relaciones de género y las poblaciones LGBTI (lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersexuales), trascendió en un reciente debate convocado por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en su sede habanera.

Aunque existen más periodistas sensibles a denunciar el machismo y las desigualdades entre mujeres y hombres en Cuba, los medios de comunicación se mantienen reacios a incluir informaciones inclusivas.

Prejuicios patriarcales de quienes dirigen la prensa en el país obstaculizan el incremento del periodismo no sexista, coincidieron participantes en el XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación, celebrado en La Habana del 28 al 30 de mayo.

Información adicional