Visibilizar diversas expresiones del maltrato machista y sensibilizar sobre sus causas y efectos a la población, principalmente a jóvenes, es uno de los propósitos de la guía metodológica Rompiendo el silencio, presentada el 21 de abril en la capital cubana.

No parece haber consuelo para las feministas y el gremio de la prensa cubana que amanecieron este domingo 4 de marzo con la triste noticia de que la cubana Isabel Moya Richard, la periodista, maestra y amiga, había fallecido por causa del cáncer, a los 56 años de edad, en La Habana.
"Estuvo trabajando y batallando hasta el último momento, como ella quería", escribió en Facebook la cineasta cubana Marilyn Solaya.

Lía tiene 15 años y desde hace cinco meses es novia de Ronald. Su relación se basa en un círculo de violencia y ella es el centro, pero no se da cuenta. Le hizo falta una gran humillación para descubrir que su noviazgo se asentaba en el maltrato y era mejor terminar.

Su historia es una más entre jóvenes y adolescentes cubanos, pero esta vez sirve de argumento a Quiérete mucho, una de las cuatro historietas juveniles a la venta por estos días en las librerías cubanas, bajo el sello de la Editorial de la Mujer, de la Federación de Mujeres Cubanas.

Empujones, pellizcos o jalones de pelo; prohibiciones acerca de qué ropa llevar o cómo arreglarse el pelo están presentes en los noviazgos entre estudiantes universitarios cubanos, según diversas investigaciones realizadas en los últimos años. La doctora en Sociología Magela Romero Almodóvar, autora de algunas de ellas, comprobó además que estos mecanismos de control se van trasladando también a los espacios digitales, de las tecnologías y las redes sociales. En el fondo, a juicio de esta experta, subyace la persistencia de estereotipos de género que llevan a las muchachas a posiciones de subordinación en relación con los hombres y, a menudo, a ser víctimas de maltrato.

Página 1 de 18

Información adicional