Varias sillas dispuestas en semicírculo. Las prisas de los últimos preparativos. Los sorbos a los cafés para llevar. Domingo por la mañana en Medialab Prado, un centro de cultura digital en Madrid. Las sillas se van ocupando poco a poco. Se inician las primeras conversaciones entre las asistentes: ‘‘Si la gente madruga un domingo para salir a correr, ¿por qué no madrugar para venir aquí?’’. Una Editatona está a punto de comenzar. ¿Editatona? Sí, una maratón de edición de Wikipedia con perspectiva de género está a punto de comenzar.

Lía tiene 15 años y desde hace cinco meses es novia de Ronald. Su relación se basa en un círculo de violencia y ella es el centro, pero no se da cuenta. Le hizo falta una gran humillación para descubrir que su noviazgo se asentaba en el maltrato y era mejor terminar.

Su historia es una más entre jóvenes y adolescentes cubanos, pero esta vez sirve de argumento a Quiérete mucho, una de las cuatro historietas juveniles a la venta por estos días en las librerías cubanas, bajo el sello de la Editorial de la Mujer, de la Federación de Mujeres Cubanas.

La Chicharra, una radio comunitaria que promueve la participación de la ciudadanía para defender sus intereses y donde las mujeres son protagonistas activas de la comunicación, se escucha todos los días por la 88.7 de frecuencia modulada (FM), desde la localidad de Goya, perteneciente a la provincia argentina de Corrientes. Creada gracias al trabajo desarrollado por la Red de comunicadores populares en las ciudades de Goya y Lavalle, ubicadas en la orilla del río Paraná, La Chicharra resume una nueva forma de hacer radio y construir la oralidad pues la audiencia es al mismo tiempo protagonista y emisora del relato. Sus programas se discuten y construyen en asambleas, haciendo de ella, más que una radio, una relación comunicativa, política, organizativa y educativa.

Tanto en el cine como en las ficciones televisivas, las mujeres han sido asociadas a la maternidad, o papeles similares dentro de los estereotipos patriarcales. Según la española María Castejón, especialista en historia de mujeres y en representaciones de género en el audiovisual, “las series, al presentar temporadas largas, siempre han permitido que esos personajes se desarrollaran más que en el cine, aunque estuvieran dentro del estereotipo más tradicional”.

Información adicional