Las diversas desigualdades de género existentes entre mujeres y hombres, que se profundizan y perpetúan en situaciones extremas como la de la pandemia de la covid-19, son el hilo conductor de la nueva propuesta del Proyecto Palomas, Casa Productora de Audiovisuales para el Activismo Social.

La figura femenina ha ocupado un lugar de gran relevancia en el mundo de la pintura; esto ha generado una serie de significados sobre su esencia que dependen de la perspectiva de cada pintor; de esta forma, se obtienen imágenes donde son retratadas como mártires, pecadoras, seductoras, fuertes, idealizadas, compartidas, redimidas y hasta malvadas. Todas esas características en cuadros de diversa autoría, donde destacan: Jaume Cirera, Domenico Robusti, Johanna Vergouwen, Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun, María Guadalupe de Moncada y Berrio, Joaquín Sorolla, entre muchas y muchos otros.

La violencia en redes, lamentablemente, ya no sorprende. Desde hace tiempo, múltiples feministas, sobre todo comunicadoras con perfiles muy seguidos, viven una forma de violencia que las llega estén donde estén. En casa, en el trabajo, con amigas, con la familia o en la biblioteca. Una nueva notificación del móvil puede estropear su día.

Un mafioso italiano secuestra a una joven empresaria polaca y le da 365 días para enamorarse de él. Su excusa, como mínimo absurda, es que ella apareció en su mente cuando estuvo a punto de morir un par de años antes. Desde aquel momento, la busca. Ahora, que la encontró, no puede dejarla ir. Esa es, a grandes rasgos, la historia de Massimo y Laura en la película 365 DNI, que durante el último mes lideró los tops ten en Netflix. Falta un detalle: Laura solo necesita un par de días para ceder ante el violento galán y terminar enamorada, embarazada y casi casada. El síndrome de Estocolmo en su máxima expresión.

Información adicional