Acaba de ocurrir hace muy poco: la transnacional productora de zapatos MD se vio obligada a retirar una propaganda con el lema "Están de Muerte", que puso a circular en toda Centroamérica, donde concentra sus ventas.

Ninguna sociedad como la cubana ha experimentado tan profundas transformaciones sociales, políticas y económicas en tan cortos períodos de tiempo: La isla pasó de ser colonia a república neocolonial y de ahí a construir el socialismo en apenas 60 años. Eso trae una impronta demográfica. ¿Cómo se manifiesta y cómo se refleja en los medios de comunicación?

 

Según el informe presentado ante la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de 1994, "la fecundidad es la variable demográfica que más ha incidido de manera general en el volumen y estructura de la población en las últimas décadas”.

Receta para construir una mujer global:

 

Tome unas gotas de Amarige de Givenchy./ Un poco de crema antiarrugas de Clinique./ Una porción de extracto revitalizante para el cabello de L Oreal./ Mézclelo cuidadosamente para que no haga grumos./ Distribúyalo sobre un cuerpo femenino de l. 80 metros con 90, 60, 90 centímetros de pecho, cintura y caderas respectivamente,  preferiblemente blanco y rubio./ Si no encuentra fácilmente este producto en el mercado, puede recurrir sin remordimientos/ a silicona y colágeno, extraer algunas costillas o realizar lipoescultura./ Salpimiente con algo exótico a gusto./ Cueza a fuego lento en un caldo con algo de consumismo,/ fin de las ideologías y la historia  u otras hierbas.../ Sirva enfundada en Dona Karan, Agata Ruiz de la Prada, Dior, Arman…/ de acuerdo a su presupuesto.

Claro que el título de esta nota es demasiado pretensioso para lo que quiero decir, pero no hallé otro. Pido disculpas por eso y cuento  lo siguiente.

La primera vez la señora mayor exclama con asombro: “¡¿Otra vez congelado, y aquí arriba mojado?!” Y presuroso, acertado y servicial el joven yerno, con dejito de buena gente, esclarece: “La junta, suegrita, la junta. Hay que cambiarla”. Luego es el nieto el que, contento, se apresta a guardar en el refrigerador los platicos del deseado y aún caliente dulce.

Información adicional