Decididamente, la brecha existente en el uso y tenencia de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (NTICs) ha propiciado que las mujeres hayan encontrado, también, un terreno fértil de lucha en este campo, convirtiéndose en una de las ramas más interesantes de la teoría y práctica feminista.

En los últimos años se ha hecho más visible en el audiovisual cubano, en el cual incluyo el cine y la producción televisiva, el tratamiento del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el sida. ¿Pero ha resultado suficiente? ¿Cuáles son los silencios con los que carga aún la representación de este tema en nuestro cine y en la pequeña pantalla? 

La intervención de la sociedad y de las mujeres en los medios de comunicación de masas es ahora un tema candente. De la comprensión y el conocimiento de lo que sucede en los medios, cómo los miramos y de qué manera estamos probando su influencia, va a depender la manera como hagamos intervenciones adecuadas, estratégicas y con resultados efectivos.

Ana pugna por dirigir una compañía de bomberos. Blanca, heredera de la paradigmática Teresa del cine cubano, se fue a trabajar fuera de casa ignorando las airadas protestas del esposo.

Son apenas dos subtramas de todo un abanico de situaciones que pasa en las noches alternas del canal televisivo Cubavisión, en el espacio estelar dedicado a las telenovelas. La serie está lejos aún de ser la producción ideal a que aspiran los especialistas del audiovisual, pero un hecho salta a la vista: las problemáticas en las telenovelas cubanas han cambiado, en la misma medida en que se ha transformado, durante el último medio siglo, la vida de las mujeres de esta isla.

Información adicional