Diversas formas de maltrato suelen pasar inadvertidas, a tal punto que se incorporan a la vida cotidiana, la crianza de niñas y niños, las relaciones entre adolescentes y la cultura popular en Cuba.

Para reconocerlas y transformarlas, una nueva campaña de comunicación propone reflexionar sobre las diferentes formas de maltrato y escenarios en los que tienen lugar.

Semanas previas al 8M, un grupo de mujeres diversas se reunió en Telegram para conspirar y gestar un proyecto diferente: Cimarronas, con toda la rebeldía que implica cualquier iniciativa feminista. Cimarronas, según su declaración inicial, por las esclavas y esclavos que se lanzaron al monte a buscar la libertad. Entre las ideas esenciales del proyecto se encuentra reivindicar las luchas históricas y presentes para derrumbar el patriarcado, aliado indiscutible del capitalismo.

Una forma de resumir esta propuesta sería también la de mujeres socialistas, que anhelan deconstruir imaginarios machistas y heteropatriarcales. Mujeres que se unen cual aquelarre para desaprender y ayudar a otras mujeres y hombres a entender temas de género tratados con poca sistematicidad en los medios de comunicación. Feminismo, anticapitalismo, anticolonialismo, justicia social y poder popular destacan entre las esencias de una narrativa en y para el espacio virtual, sobre todo en las redes sociales, pero que no olvida acciones de impacto en comunidades a las cuales intenta hacer llegar su voz.

Sí, otra vez estoy aquí para hablar de la escasa representación de las mujeres en el cine español, en general, y en los Premios Goya, en particular. Un artículo que es ya una tradición, pero que este año tiene un cariz muy diferente y no hay más que echar un vistazo a la paridad absoluta en las dos categorías de Mejor Dirección de los Goya de este año.

Si todos los años aparecemos para hablar sobre la falta de representación de mujeres en los premios, este año es de recibo hablar de cómo ha pasado todo lo contrario. Hagamos un repaso a los datos, la importancia de la representación, los motivos por los que los Goya 2021 es la edición de las mujeres y si, realmente, no es más que el resultado de un cúmulo de condiciones que se han alineado esta temporada.

La violencia ejercida contra las mujeres y niñas no ocurre solo en las calles, en los hogares o en las oficinas. El internet y las plataformas que operan virtualmente se han convertido en nuevos espacios en los que es posible acosar, discriminar, amenazar y hasta violentar la intimidad de las personas.

En México y en gran parte del mundo, el blanco de estas agresiones personales son las mujeres, especialmente las más jóvenes. Y la intervención del Estado a través de la tipificación de estos delitos no ha sido suficiente para frenar este tipo de violencias. Adicionalmente, las medidas tomadas por las plataformas y redes sociales tampoco han impactado positivamente en la erradicación de agresiones.

Página 1 de 113

Información adicional