El pasado día 21 de abril, la edición catalana del diario El País publicó el artículo “Art i indústria del sexe en temps de coronavirus”. Su contenido provocó la indignación de expertas y organizaciones que, con celeridad, decidieron dirigir una carta a la directora del periódico, solicitando la retirada de la pieza.

Un tablero de estadísticas realizado en tiempo record, a partir de la alianza entre la prensa y la academia, ha acaparado la atención informativa en los últimos dos meses en Cuba, tras los primeros casos positivos a la Covid-19.

“Tomado de Covid-19 Cuba Data” o “con datos de Covid-19 Cuba Data”, resultan referencias frecuentes en estos tiempos, lo mismo en la prensa, el boletín noticioso de un centro científico o una información publicada por organizaciones internacionales.

Pero muchas personas quizás no sepan que detrás de todo ese procesamiento estadístico, que actualiza prácticamente en tiempo real las cifras de la pandemia en Cuba, se esconden también los quehaceres de una mujer periodista, apasionada por la ciencia y las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

La geógrafa de formación Céline Jacquin afirma que los mapas se pueden leer en sentido profundo: “Cualquier mapa me hace sentido de una manera totalmente sensual. Mi reflejo mental es primero imaginarme este espacio. Plasmar sobre él una realidad imaginaria. Cuanto más conozco ese espacio, menos imaginario y más real es”. Los mapas sobre las performances de Las Tesis alrededor del mundo, así como la señalización de las marchas del #8M, apuntan la importancia de cartografiar y el carácter político de representarnos en los territorios.

Las feministas hemos asumido la disputa del escenario público y mediático, no solo para denunciar la opresión de las mujeres, la desigualdad y las violencias del patriarcado, sino también para luchar por otro sistema de relaciones, construir nuevos significados y maneras de decir.

Página 1 de 102

Información adicional