Debates

Medios y diversidad sexual…pasos en el camino


Yadiel Cepero

Activista por los derechos de las personas LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgenero, intersexuales, queer)


  1. ¿Qué distingue al tratamiento mediático de la diversidad sexual en Cuba hoy?

    El tratamiento mediático de la diversidad sexual en Cuba pasa, en muchos aspectos, por la mirada subjetiva de quien o quienes definen las reglas de la comunicación y desde una posición de poder establecen lo que puede o no decirse sobre el tema.

    En ocasiones pareciera que se circunscribe a campañas puntuales o fechas específicas y no al desarrollo de una agenda, pensada, consensuada y diseñada integralmente para ejecutarse los 365 días del año.

    En muchos espacios prevalece una mirada biologicista sobre el tema. Con demasiada frecuencia se suele invitar a los espacios radiales y televisivos a psicólogos, terapeutas o psiquiatras en lugar de activistas sociales y miembros de la comunidad LGBTIQ. Rara vez una persona trans ha podido contar en televisión nacional su experiencia de vida. 

  2. ¿Crees se ha avanzado en estos últimos años? ¿Por qué?

    Pienso que sí, aunque es mucho lo que queda por hacer. El tratamiento mediático de la diversidad sexual es complejo, requiere de consensos y procesos dialógicos. A nivel social se aprecia un cambio respecto a la diversidad sexual, que en muchos sentidos es resultado del abordaje del tema en los medios. Sin embargo, el tratamiento no ha sido igual en todas partes. Me atrevería a decir que los telecentros provinciales y los medios locales y comunitarios, han sido más receptivos con el tema que los medios nacionales.

  3. ¿Cuánto han aportado los medios digitales y las redes sociales en la lucha contra la homo/lesbo/transfobia?

    Los medios digitales y las redes sociales han contribuido notablemente a posicionar y visibilizar temáticas, problemáticas y realidades que no encuentran expresión en otros contextos. Se han convertido, de cierto modo, en el espacio para quienes no pueden estar en otros espacios (pensando sobre todo en los/as activistas y colectivos LGBT que no gozan de reconocimiento legal).

    Pudiera decirse que los entornos digitales han venido a democratizar los procesos de comunicación en Cuba. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre lo que acontece en las redes sociales se expresa de igual manera en la realidad. Ese vendría siendo su talón de Aquiles y, por tanto, un aspecto que no se debe descuidar. ¿A quién le hablamos en las redes sociales? ¿Quiénes tienen acceso a internet en Cuba y para qué lo emplean? ¿Tenemos identificados los públicos a quienes queremos llegar con nuestros mensajes y campañas? La comunidad universitaria cubana, casi en su totalidad, dispone de acceso gratuito a internet, ¿hemos logrado involucrarla en los procesos de transformación social?

  4. ¿Qué estrategias y acciones crees son vitales para la inclusión orgánica de la lucha contra la homofobia en la agenda mediática nacional?

    La narrativa de la lucha contra la homofobia en Cuba no puede ser contada exclusivamente por el personal vinculado a los medios, que ya sabemos no siempre está preparado para asumir el reto y con frecuencia reproduce sus estereotipos y termina contaminando, en cierto sentido, la agenda mediática. Para una inclusión orgánica, se requiere establecer alianzas entre los colectivos de la diversidad sexual y los medios. Pero para ello es indispensable el reconocimiento legal de estos colectivos. De igual forma, a nivel social hay que desencadenar procesos formativos que tributen a elevar el nivel cultural y empoderamiento de la ciudadanía LGBTIQ, para que no requiera de voceros que hablen en su nombre. Estrategias y acciones pudieran implementarse muchas, siempre que sean resultado del consenso y el diálogo.

Información adicional